Patrimonio, Actualidad

Una parte de la Catedral en Roma

04 may 2017
Patrimonio, Actualidad
Una parte de la Catedral en Roma

La legendaria "Menorá", el candelabro de siete brazos de oro puro que Dios ordenó construir a Moisés de acuerdo con una minuciosa descripción que Él Mismo proporcionó, como explica el libro del Éxodo, ha inspirado la primera exposición conjunta de los Museos del Vaticano y el Museo Judío de Roma. Más de un centenar de objetos de museos de todo el mundo, entre los que se encuentra el Museo Capitular de Mallorca, se exhibirán en la Ciudad Eterna durante dos meses en la exposición "Menorá, culto, historia y mito".

Serán dos de las piezas más interesantes y monumentales del Museo de la Catedral, los dos candelabros de plata de la Sala Capitular Barroca, las encargadas de contribuir en el diálogo que se quiere establecer entre el Vaticano y la Comunidad Judía de Roma, para facilitar la unidad y la comprensión mutua. Un proyecto que ha sido posible gracias a la mejora de las relaciones entre judíos y católicos después de siglos de persecución y temores.

La presencia de las dos piezas de orfebrería mallorquinas en la muestra se explica por los siete brazos que tienen los candelabros, que, aunque se enmarcan dentro del cristianismo, son el resultado de la transformación litúrgica de la "Menorá" en un símbolo del ritual católico y la religión cristiana.

Han sido necesarios tres años y medio de trabajo para poder desarrollar este extraordinario proyecto que traslada hasta Roma piezas de incalculable valor de museos de diferentes partes del mundo con el objetivo de difundir los orígenes de la "Menorá", símbolo por excelencia del judaísmo y del estado de Israel.

La exposición reunirá en Roma joyas custodiadas habitualmente en museos como el Louvre de París, la National Gallery de Londres, el Israel Museum y la National Library of Israel de Jerusalén, el Kunsthistorisches Museum y el Albertina de Viena o el Kupferstichkabinett de Berlín. También del Museo Judío de Nueva York, del Museo Arqueológico de Nápoles o los museos hebreos de Padua, Florencia y Nápoles, entre otros.

La muestra se podrá visitar desde el 15 de mayo hasta el 23 de julio.

 

La "Menorá"

La "Menorá" fue un candelabro de siete brazos realizado para ser colocado en el Primer Templo de Jerusalén, que quedó destruido bajo las órdenes del rey de Babilonia Nabucodonosor II en el año 586 aC.

En palabras del rabino Riccardo Di Segni: "Esta milenaria y misteriosa pieza de orfebrería representa la luz de Dios que se extiende hacia la humanidad a través de la llama que brilla y que es encendida por los sacerdotes". La importancia de esta lámpara de aceite es tal que se considera símbolo nacional hebreo.

Otras fuentes explican que es posible que la "Menorá" sea además una representación simbólica de la zarza ardiente inicialmente percibida por Moisés en el monte Sinaí.

 

Los dos candelabros de la Sala Capitular Barroca de la Catedral

El Cabildo catedralicio, interesado en decorar el altar mayor con dos suntuosos candelabros para las fiestas de gran solemnidad, inició las gestiones en 1702 para adquirir estas dos piezas de platería. Los dos candelabros de plata fueron diseñados por el mallorquín Joan Roig y realizados por Joan Matons, orfebre barcelonés que, ayudado por muchos oficiales, trabajó en ellos más de once años a partir del año 1704, cuando firmó el contrato con el Cabildo. Este retraso fue debido tanto a la monumentalidad de la obra y las dificultades conceptuales y técnicas, como a la moratoria del Cabildo en abonar las cantidades económicas pactadas. Esto hizo que también se retrasara la llegada de los candelabros en Mallorca, ya que no fueron transportados hasta el 1721 por el patrón Onofre.

Cabe destacar que estas dos magníficas piezas, que pesan 250 kilos y miden 1'65 metros cada una, fueron expuestas en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Recientemente también se expusieron en "A Su imagen", una muestra que se inauguró a finales de 2014 en el Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid.