EUCARISTÍA

 

 Francesc Ramis

  

El paganismo disponía de fiestas, romerías, y juegos donde el pueblo podía reunirse; también los judíos contaban con solemnidades donde celebrar su fe; desde esta perspectiva, la Eucaristía deparaba la ocasión para que la comunidad compartiera los avatares de la vida.

 

No obstante, la Iglesia contemplaba la Eucaristía con la mayor la radicalidad espiritual. En la primera carta a los corintios, Pablo, deseando avivar la vivencia comunitaria, recuerda la centralidad de la Eucaristía. Escribe: “Por lo que a mí toca, del Señor recibí la tradición que os he transmitido, a saber, que Jesús, el Señor, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, después de dar gracias, lo partió y dijo ‘Esto es mi cuerpo entregado por vosotros; haced esto en memoria mía’. Igualmente, después de cenar, tomó el cáliz y dijo: ‘Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; cuantas veces bebáis de él, hacedlo en memoria mía’. Así pues, siempre que coméis de este pan y bebéis de este cáliz, anunciáis la muerte del Señor hasta que él venga” (1Cor 11,23-26).

 

DIRECCIÓ
Plaça de la Almoina S/N
07001 Palma de Mallorca
Illes Balears. Espanya

XARXES SOCIALS
@catedralmca
Facebook Twitter Istagram Youtube

CONTACTE
Per a qualsevol dubte, crida'ns
971 71 31 33

BUTLLETÍ DE NOTÍCIES

Copyright © 2020 Catedral de Mallorca. Tots els drets reservats.