La capilla del Santísimo y el mural cerámico de Barceló

La Capilla del Santísimo se emplazó sobre la que ocupaba la antigua Capilla de San Pedro en el ábside lateral derecho de la Seu, una de las zonas más antiguas de la Catedral. Entre 2.000 y 2.007 fue rehabilitada recibiendo una nueva decoración de la mano del conocido artista mallorquín Miquel Barceló, nacido en Felanitx en 1957.

Dado que esta capilla alberga el sagrario principal de la Catedral, la temática que pretende representar Barceló́ consis­te en los dos milagros de Jesús que anuncian la eucaristía, ambos relatados en el evangelio de San Juan: el milagro de la multiplicación de los panes y los peces y el subsiguiente sermón del pan de la vida (Jn 6); y el milagro de la conversión del agua en vino en las bodas de Caná (Jn, 2). Asimismo, se propuso al artista la representación de Cristo resucitado como figura cen­tral de la obra.

Tres años de preparación precisó Barceló para concebir su creación y desarrollar la técnica necesaria para ejecutarla. Ocupa unos 300 metros cuadrados de la capilla, con aplacados de 12 m de altura, que el artista consideró siempre como una “nueva manera de pintar”, una suerte de retablo evolucionado hecho con arcilla cocida en Vietri sul Mare, localidad napolitana con especialistas capaces de dar su punto a la cerámica de la obra, cuya arcilla procedía de canteras del Norte de Alemania, Roma y Salerno, elegidas por sus adecuadas texturas y cualidades cromáticas.

La intervención incluyó los cinco vitrales de la capilla, que llevaban varios siglos tapiados. Los nuevos vitrales se fabricaron en Toulouse con la técnica de la “grisalla” y pretenden reproducir la luz del fondo marino sobre dibujos de olas, algas y palmas. También el mobiliario litúrgico, hecho en piedra de Binissalem es obra de Barceló.

El motivo iconográfico del retablo cerámico es el milagro de la multiplicación de los panes y los peces. En su lado izquierdo se representan los frutos del mar y, en el derecho, los de la tierra. Preside el centro del conjunto una figura etérea, la de Transfiguración de Cristo tras su Resurrección, donde se aprecian en la figura del Señor las llagas en costado, manos y pies del Crucificado.

Esta capilla tiene un uso netamente litúrgico, aparte de su función ornamental, se emplea para la celebración de una de las misas diarias de la Seu. No debe olvidarse que, en su propia denominación ya se indica que es la destinada a la Adoración del Santísimo.

La capilla ha sido objeto de estudio de la tesis doctoral de la historiadora del arte María del Mar Escalas, defendida el pasado mes de junio en la Universitat de les Illes Balears, la cual consiste en el primer estudio específico dedicado a la intervención en el patrimonio de la capilla del Santísimo. Para mayor información sobre la tesis doctoral: https://bit.ly/3AChPf1

DIRECCIÓN
Plaza de la Almoina S/N
07001 Palma de Mallorca
Islas Baleares. España

REDES SOCIALES
@catedralmca
Facebook Twitter Istagram Youtube

CONTACTO
Para cualquier duda, llamanos
971 71 31 33

Copyright © 2021 Catedral de Mallorca. Todos los derechos reservados.