El Caballo de San Fernando

 

Joan Bauza

 

Demasiado bella es la criatura para haber pasado desapercibida a los autores bíblicos. El libro de Job, hacia el final, interrumpe la dureza del relato, para dar paso, en un momento inolvidable, a la entrada del caballo “revestido de crines su cuello, saltando como un saltamontes; sus resoplidos se imponen, piafa en el valle con altivez, se ríe del miedo, no se asusta, no retrocede ante la espada en el espacio no lo puede evitar cuando toca el cuerno”.


Es difícil superar el autor bíblico en la descripción de las trazas del caballo. La Catedral puede presumir de haber casado en boda de arte, la belleza literaria del libro de Job y la belleza artesanal del vitral de Gaudí. El vitral se encuentra en la capilla de la Trinidad, el primero de la parte del evangelio, apoyando al rosetón que inicia la capilla, es el vitral de los santos confesores en el que encontramos la figura ecuestre de San Fernando que en el tiempo que se edificaba la Catedral unió los reinos de León y de Castilla.


Merece la pena ante este fragmento genial de la cabeza blanca del caballo del rey, unirnos al santo de Asís en las palabras textuales de su Cántico: “Laudato si’ mí’ Signore, cum tucte le tue creature”.

 20200824 El cavall de Sant Ferran

 

DIRECCIÓN
Plaza de la Almoina S/N
07001 Palma de Mallorca
Islas Baleares. España

REDES SOCIALES
@catedralmca
Facebook Twitter Istagram Youtube

CONTACTO
Para cualquier duda, llamanos
971 71 31 33

Copyright © 2020 Catedral de Mallorca. Todos los derechos reservados.