El valor del silencio

 Joan Bestard      Punto ético

 

Hablamos demasiado y escuchamos poco. Lo que importa es saber valorar el silencio. El silencio avala las palabras. Las palabras, con frecuencia, resultan necias sin un sabio silencio previo.

Los silencios son los que engrandecen a las palabras.

Ejercitemos el silencio y nuestras palabras tendrán peso.

La adecuada combinación: silencio, palabra, silencio, es la que desemboca en un diálogo fructífero.

Escuchemos antes de hablar. No nos arrepentiremos nunca. Sin silencios adecuados, las palabras se vuelven vacías y apenas comunican nada.

Las palabras que van precedidas de oportunos silencios son las que llegan al corazón del otro. 

Las palabras, fruto del silencio, son las que de verdad son profundas y capaces de interpelar al que habla con nosotros.

El poeta alemán Johann Wolfang von Goethe (1749-1832) decía: “Se tiende a poner palabras allí donde faltan las ideas”. Y las ideas, no lo olvidemos, nacen en la fuente del silencio. El valor del silencio, por tanto, es enorme.

 

Artículo 430 de la columna “Punto ético” publicador en el periódico Última Hora del 3 de octubre de 2019, jueves, pág. 32.

DIRECCIÓN
Plaza de la Almoina S/N
07001 Palma de Mallorca
Islas Baleares. España

REDES SOCIALES
@catedralmca
Facebook Twitter Istagram Youtube

CONTACTO
Para cualquier duda, llamanos
971 71 31 33

BOLETÍN DE NOTICIAS

Copyright © 2020 Catedral de Mallorca. Todos los derechos reservados.