El poder exige servicio

 

 Joan Bestard      Punto ético

 

 

El poeta, dramaturgo y novelista francés Victor Hugo (1802-1885) afirmó: “Todo poder es deber”.

El poder, empleado egoístamente, corrompe y es nefasto.

Siempre el poder debe convertirse en deber. En política, y en cualquier esfera humana, el poder debe ser un servicio a los demás.

El que tiene poder debe emplearlo para ayudar a los demás. Si el poder no es servicio, se convierte en egoísmo puro y duro.

El poder que no es deber es dictadura. El poder que no es deber se convierte en exigencia caprichosa que molesta a los súbditos.

El poder es necesario en todos los campos de la vida humana para poder realizar reformas y cumplir objetivos, pero el poder exige, sobre todo, servicio responsable a la comunidad.

El poder que no es deber se absolutiza y en vez de servir, molesta y esclaviza.

 

Artículo 448 de la columna “Punto ético” publicado en el diario Última Hora del 11 de junio de 2020, jueves, pág. 28.