La Catedral de Mallorca empezó su construcción en el siglo XIII y se concluyó en la década de 1630. La Catedral pertenece a la tradición gótica mediterránea, pero a lo largo de los siglos, ha incorporado las formas culturales de las épocas moderna y contemporánea.

La historia de la Catedral está íntimamente ligada a la monarquía autóctona. Después de la conquista de Madina Mayurqa en 1229, Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona, ordenó la consagración de la antigua mezquita mayor a la Virgen María como templo para el culto cristiano y también la construcción de nueva planta de otro templo que fuese conforme al estilo de aquella época, aprovechando parte del espacio de la antigua mezquita.

 

Catedral palma fachada original

Siglos XIII – XIV

 

Los primeros documentos históricos relacionados con la obra de la Catedral datan a partir de 1230. El obispo Pere de Morella consagró el ara del altar mayor. Y durante el reinado de Jaime II (1276-1311) comenzó la construcción del edificio que conocemos hoy en día.

Alrededor de la segunda mitad del siglo XIII, se inició la nueva fábrica, localizada en la cabecera. Esta se encuentra integrada en la Capilla Real y conserva el espacio destinado a los sepulcros de los monarcas de la Casa Real de Mallorca. Es conocida como la Capilla de la Trinidad. 

 

Siglos XV – XVI

En 1498 se finaliza la obra de la torre del campanario. Consta de nueve campanas, la mayor es conocida como Eloi.

En el siglo XV, se concluye la parte constructiva correspondiente a la Obra Vieja de la Catedral, que incorpora el espacio hasta los dos portales: el del Mirador y el de la “Almoina”.

A principios del siglo XVI se inició la construcción del recinto del coro en el centro de la nave principal.

Desde la década de 1570, se decide la finalización constructiva de la Catedral con la fábrica de la Obra Nueva, que integra los cuatro últimos tramos, levanta la fachada principal y construye su portal mayor. 

 

Seu Obres SXIX

Siglos XVII – XVIII

 

Es durante los siglos XVII y 

XVIII cuando el barroco comienza a impregnar el interior de la Catedral, en forma de retablos, pinturas y esculturas marcadas por la espiritualidad post-tridentina.

De esta manera destacan piezas tan emblemáticas como el retablo del Corpus Christi, el claustro y la nueva sala capitular. 

 

 

 

Siglo XIX

 

A causa de la ruina histórica de la fábrica constructiva, y agravada por el terremoto de 1851, se puso en peligro el conjunto de la fachada principal. La restauración monumental de la catedral, con la nueva fachada principal, fue obra del arquitecto madrileño Juan Bautista Peyronnet. 

 

gaudi

 

Siglos XX-XXI

 

A principios del siglo XX, el arquitecto Antoni Gaudí adaptó el espacio interior de la Catedral a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales. Su intervención, promovida por el obispo Pere Joan Campins, se ejecutó entre los años 1904 y 1915. La restauración litúrgica recuperó el espacio de los fieles, la visibilidad del presbiterio coral, de la cátedra episcopal y de la Capilla de la Trinidad.

El legado de la obra de Gaudí, ha transitado por todo el siglo XX en el proceso de apertura de los vitrales y en la actualización artística al servicio de la liturgia.

La última contribución ha sido la adaptación postconciliar de la Capilla del Santísimo a cargo del pintor mallorquín, Miquel Barceló.

 

 

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies, para más información consulte nuestra política de cookies.